NOTICIAS

Robe Iniesta: "En 50 años la gente se preguntará quién dejó esta basura"

 

Transmite un aire cándido, con una risa franca pero al mismo tiempo poseedor de una mirada incisiva tras muchos años de batalla, una sensación que, en las distancias cortas, se nota extremadamente real en un negocio repleto de plástico y fuegos de artificio como la música. Es un perfil peculiar: como el de ese tipo de la barra del bar que sabes que, desde su esquina, sin molestar pero molestando, como tiene que ser en un bar de los de toda la vida, te dirá siempre lo que piensa con casi toda la seguridad de que su sabiduría popular da en la diana, en el punto exacto de lo que está pasando. Es media tarde y, en la calle, a las afueras del Bayclaycard Center de Madrid, se amontonan centenares de fans adolescentes que esperan por ver a Justin Bieber mientras Robe Iniesta (Plasencia, 1962), qué cosas, se cubre con una manta gris, de esas como usadas, de pueblo, de las de toda la vida.

 

Está sentado en una mesa de una sala del antiguo Palacio de los Deportes, tomando una infusión y rodeado de su banda, dispuesto a hablar de su nuevo disco en solitario, Destrozares. Canciones para el final de los tiempos, y lo que surja. “Supongo que tienen que liberar hormonas. ¡Con el frío que hace! Yo creo que estas chicas son peor que muchos punkis borrachos. Si el Justin este cae del escenario, no sube jamás”, dice con una sonrisa larga. Iniesta, Robe para todos, recibe a EL PAÍS y, con más profundidad que en la rueda de prensa de la mañana, vuelve a hablar sin bridas, como su rock de identidad propia, que ha marcado a más de una generación desde las trincheras.

( Robe Iniesta, con su grupo Extremoduro en Barcelona, 2011 )

Copyright @ All Rights Reserved